15:49h. Miércoles, 17 de Enero de 2018

Víctimas del nacionalismo, resistiremos

Este artículo va dedicado a todas las víctimas del nacionalismo separatista radical, de todas las víctimas que han sufrido acoso, escraches y presiones por parte de una minoría acomodada por intereses políticos y económicos, puro etnocentrismo.

Leyendo el libro de Dolores Agejo, 'SOS, secuestrados por el nacionalismo', me ha hecho abrir aún más los ojos, en Baleares vamos de camino a la barbarie nacionalista que sufren muchos catalanes que aún se sienten españoles.

Hace dos o tres años, en Baleares, con la huelga política de "las camisetas verdes" pudimos apreciar, por desgracia, un caso de acoso y derribo hacia una alumna que se atrevió a denunciar el adoctrinamiento ideológico que sufrían los alumnos en su instituto, el caso llegó tan lejos que los mismos "camisetas verdes" que nos tachan de "mercenarios, francotiradores y asesinos", montaron escraches en la empresa de los padres de la alumna que se atrevió a denunciar dicho adoctrinamiento ideológico.

Se me puso la piel de gallina al escuchar el testimonio de la alumna que vio cómo su vida dio un cambio brusco hacia la popularidad, pero el odio al mismo tiempo, hacia la fama pero tanto buena como mala.

Mi indignación fue tal que varios meses más tarde decidí emprender un viaje que alomejor no debería haber emprendido, el viaje hacia las redes sociales y convertirme en un activista por la defensa de nuestra lengua y cultura balear, por la defensa de una educación trilingüe, apolítica y de calidad.

En ese mismo instante se produjo un "Déjà Vu".

Un profesor mío de piano, se entrometió en una conversación vía Twitter sobre cultura balear y empezó a trollearme, insultarme, amenazarme, en resumen, me acosó de tal forma, que incluso mi padre, militante de ERC, decidió poner junto a mí madre una denuncia ante la Policía Nacional.

Ante la incomprensión de esta situación, que me era totalmente desconocida hasta el momento en que lo pude comprobar de manera empírica, mi vida, al igual que la de aquella alumna, dio un giro radical que conllevó a más insultos y más amenazas por el mero hecho de defender, repito, una educación trilingüe, apartidista y de calidad.

Tweets como "mereces la muerte, asqueroso" , "deberían meterte en un correccional"... O tweets también como "mi enhorabuena, Cosme" , "eres un joven valiente"... Me produjo una sensación agridulce, una sensación totalmente atípica para un "chaval" de 16 años como yo, una sensación que por nada en el mundo deseo a ningún "chaval" como yo.

La situación fue tan angustiosa, que el mismo día que la noticia" un alumno acosado por Twitter por sentirse balear y español" llegaron aún más amenazas y más insultos.

Ya cenando una buena pizza barbacoa en mi casa con mis padres, después de haber vivido un día de lo más anormal, puse el telediario de Antena 3, y en ese mismo momento, al
ver que mi caso salió a nivel nacional, al ver que una noticia mía salía por el telediario que veía cada día, me caí por los suelos.

Al día siguiente fue un foco continuo de más insultos y las felicitaciones, estaba anímicamente destrozado pero con fuerzas para seguir luchando y defendiendo lo que siempre he defendido.

A todo esto, os quiero hacer ver, estimados lectores de Baluarte Digital, que en España, hay mucha gente que quiere disfrutar de la democracia y no puede por culpa del
Inmovilismo de la justicia y del gobierno central de Madrid, eso mismo fue más l
Menos lo que le pasó a la autora del libro que estoy leyendo, a Dolores Agejo, la
Directora que también fue acosada por parte del nacionalismo separatista radical por el mero hecho de sentirse española y catalana y por cumplir la ley.