10:38h. Martes, 20 de Febrero de 2018

El asalto que viene

La persecución continúa, y ahora les toca a todos aquellos ciudadanos que fruto de su trabajo, de su esfuerzo, de su constancia y tenacidad, han ahorrado y se han hecho con un patrimonio, pensando en su futuro y el de sus hijos. Eso ahora se ha convertido en el objetivo de los falsos progres que tras su apariencia de dejadez estudiada, al milímetro, esconden unas situaciones realmente acomodadas.

Quién se creen que son para castigar a los trabajadores que han sido previsores y han invertido su dinero para asegurarse un futuro más cómodo.

Quién se creen que son para castigar a quienes teniendo una vivienda, han vuelto a la casa familiar, e intentan venderla o alquilarla porque no pueden hacer frente a los gastos y que dada la situación actual, no lo consiguen, y la tienen vacía.

Quién se creen que son para gestionar la propiedad privada de nadie y machacarles con impuestos.

Quién se creen que son para sufragar la falta de viviendas con las que "garantizar el derecho a la vivienda", a costa de los demás.

Quién se creen que son para calificar de injustificado, el hecho de que una vivienda esté vacía.

Quién se creen que son para adoptar medidas "imaginativas", más bien perogrulladas, que pasan por la penalización sobre los bienes ajenos y la propiedad privada.

Pues no son otra cosa, que unos dictadores que aplican eso de "lo mío es mío, y lo tuyo es mío", emplean la demagogia barata atentando contra aquellos que han generado riqueza con su trabajo, al igual que atentan contra todo lo que no se ajuste a su dictado.

¿Vamos a consentir estar bajo el yugo del constante chantaje, amenaza y conspiración?

Debemos ser conscientes de la realidad que se nos viene encima ante esta horda de nuevos políticos y hacer valer nuestros derechos.