12:39h. Miércoles, 17 de Enero de 2018

LOBBISMO, CORRUPCIÓN Y SALUD

Gerona, Aragón y Extremadura líderes europeos de producción de transgénicos en Europa

La falta de regulación central de los lobbys y la descentralización de competencias de agricultura han permitido que las autonomías mencionadas sean las mayores productoras de maíz transgénico en Europa.

Mapa de España de localidades de trangénicos (En Rojo)
Mapa de España de localidades de trangénicos (En Rojo)

Debido al articulo 48.1 de la Constitución Española de la derivación de las competencias agrícolas las comunidades autónomas, España no hay la suficiente regulación. De la cual, ha permitido que varias zonas de nuestro país sean focos europeos de producción de maíz transgénico.

La disparidad de producción de transgénicos ha hecho que las autonomías con más regulación no tengan cultivos de este calibre. Asturias, Andalucia y País Vasco son las comunidades consideradas por Greenpeace cómo libre de transgénicos, mientras la provincia de Gerona, todo Aragón y casi todos los cultivos extremeños son de producción de maíz, cereales y tomates lo son.

La comisión nacional esta compuesta por 12 miembros del Ministerio de Agricultura, 5 del Ministerio de Sanidad y Consumo, 5 del Ministerio de Ciencia e Innovación, 1 del Ministerio de Industria, 2 del Ministerio de Exteriores, y 14 representantes de Comunidades Autónomas. Dónde el mayor poder lo tienen los representantes autonómicos dónde tienen mas vinculación con campesinos y agricultores.

Los productos transgénicos son prohibidos en varios países europeos, Donde Greenpeace denuncia que España es el único país de la Unión de gran producción y consumo. Donde el 25% de los productos derivan al consumo humano en nuestro país.

Las autonomías más afectadas:

Cataluña: (Específicamente en Gerona) donde Greenpeace ha focalizado el análisis de su producción, no es la zona dónde hay mas metros cuadrados pero si la primera en producción llegando a producir el 55% de maíz y cereales de Cataluña. Y donde la complicidad con la institución catalana con sus productores viene por el apoyo político fundamentalmente.

Aragón: El epicentro europeo de metros cuadrados de producción de productos transgénicos, con 32.074 hectáreas en el 2015.

Extremadura: Todas las localidades productoras exceptuando Arroyo de la Luz y Carcaboso están afectadas por la producción de transgénicos, el principal motivo es el bajo coste de la producción y mantenimiento de los cultivos que hace que el propio gobierno extremeño, haga oídos sordos.

En la defensa de la producción de transgénicos están:

La FUNDACIÓN ANTAMA, creado por empresarios y agricultores para potencial el consumo transgénico en seres humanos. Y el actual presidente Delfí Biosca Medina, expresidente de la Farmaceitica Novartis y productora de semillas transgénicas a través de su exfilial Syngenta Seeds.

Monsanto Inc, principales productoras de semillas transgenicas, La empresa es conocida por su industria química en la especialidad de herbicidas cómo el Round Up. Donde produce variedades de frutos y cereales resistentes a dicho herbicida, y fue comprada este verano por la farmacéutica Bayer. Y tiene entre los productores españoles uno de los focos principales de Europa. Maíz MON810 es el principal variedad producida y consumida en España.

Y ASEBIO, es la Asociación Española de Bioempresas, dónde pertenecen varios miembros de ANTAMA, donde destaca Pere Puigdomenech, profesor de investigación del CSIC, el mayor defensor de la introducción de transgénicos en agricultura y alimentación. También es miembro de la CEOE. En ASEBIO hay reconocidas empresas bioquímicas como Syngenta, Dow Agrosciences, BASF o Novartis directamente.

El uso de transgénicos en el ser humano:

Aún los estudios no están concluidos pero varías fuentes médicas prevén que produce cáncer en varias zonas del sistema digestivo cómo el de mama. Así cómo la eliminación de variedades no rentables a la producción agrícola. Los defensores de los productos transgénicos hablan de la falacia de poder así erradicar el “hambre en el mundo” por la reducción de costes de producción y alargar la frescura de productos perecederos para su distribución.