18:49h. Domingo, 19 de Noviembre de 2017

El Gobierno galardona a Cándido Méndez con la medalla de oro al Mérito en el Trabajo

El Día Internacional de los Trabajadores o Primero de Mayo es la fiesta por antonomasia del movimiento obrero mundial. Es una jornada que se ha utilizado habitualmente para realizar diferentes reivindicaciones sociales y laborales a favor de las clases trabajadoras por parte, fundamentalmente, de los movimientos socialistas, anarquistas y comunistas, entre...
El Día Internacional de los Trabajadores o Primero de Mayo es la fiesta por antonomasia del movimiento obrero mundial. Es una jornada que se ha utilizado habitualmente para realizar diferentes reivindicaciones sociales y laborales a favor de las clases trabajadoras por parte, fundamentalmente, de los movimientos socialistas, anarquistas y comunistas, entre otros.

Se acerca el 1 de Mayo y con ello las tradicionales manifestaciones a favor de los trabajadores, aunque los sindicatos españoles  no pasan por su mejor momento, ya que sus líderes no gozan de la popularidad que ellos desearían ante la población española, aún así, el Gobierno del PP ha decidido dar la Medalla al Mérito en el Trabajo al exsecretario general de UGT,  Cándido Méndez.

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes la concesión, a dos días del 1 de mayo, de 14 medallas de oro al Mérito en el Trabajo y entre los galardonados ha distinguido a los exsecretarios generales de UGT y CCOO, Cándido Méndez y José María Fidalgo, por su gestión sindical en la búsqueda del diálogo social.


Otra de estas medallas, que se conceden con el fin de premiar el mérito de una conducta socialmente útil y ejemplar, ha recaído en el presidente de Mercadona, Juan Roig, como referente en el sector de la distribución en España y por su progresiva expansión que le ha llevado a generar 61.000 empleos.

Las medallas, concedidas a propuesta de la ministra de Empleo en funciones, Fátima Báñez, también han premiado a la Confederación Empresarial Española de la Economía Social (CEPES) por su capacidad de interlocución con los poderes públicos, y al bailarín Víctor Ullate, por el compromiso social que le llevó a crear la Fundación para la Danza que lleva su nombre.